Ir al contenido principal

El final de una era



Arsène Wenger anunció que no cumplirá su contrato y que abandonará la dirección técnica del Arsenal cuando la actual campaña llegue a su fin.

Tras 22 temporadas, algunas más exitosas que otras, la incertidumbre, la tristeza y un profundo reconocimiento hacia una persona excepcional  cubren en estos momentos  el norte de Londres y gran parte del mundo futbolístico amante de los Gunners.

Cómo lo explicité en otras ocasiones (ver Las enseñanzas… y El hombre que revolucionó un club  ) , el entrenador galo revolucionó el club y al fútbol inglés. Pero para un individuo tan instruido, tan capacitado, y con tantos valores, quedarse solamente en el deporte sería muy poco. Ha influenciado a muchas personas para ser mejores, acompañado a tantas otras en momentos difíciles,  y propiciando el desarrollo personal y profesional de todos aquellos con los que compartió su trabajo.

Acaso con Wenger se termina la tradición de los managers ingleses de antaño, cuya responsabilidad recaía más allá del campo de juego, en la gestión del club, en la política de fichajes, etc. Visionario cómo pocos, dotó al Arsenal de un estilo de juego icónico, llevando a sus jugadores a desplegar, en su momento, el fútbol más bonito del mundo.

En sus primeros diez años ganó casi todos los torneos por lo menos en una ocasión (entre ellos la Premier League en forma invicta) . La derrota con Barcelona en la final de la UEFA Champions League  de 2006 cortó una racha triunfadora, abriendo las puertas a un periodo en donde las vitrinas del club dejaron de recibir trofeos. Coincidente con esta caída, la puesta a punto y el pago  del nuevo estadio dejarían al Arsenal con un presupuesto menor, comparado con el nuevo  “rico” Chelsea y con el siempre poderoso Manchester United.

Sin embargo, Arsène reconoció que en el lapso de nueve años sin conquistas se vio su mejor trabajo, ya que  logró armar grandes equipos que continuaron su filosofía deportiva.  Un gran piloto de tormentas fue el francés, en las turbulencias logró no sólo que el equipo clasifique año tras año a la UEFA Champions League, sino que también se ubique mínimamente entre los 16 mejores de Europa, más allá de los errores seguramente cometidos, nadie es perfecto.  ¿Qué organización no querría a semejante profesional que pueda moverse en tiempos difíciles,  que consiga buenos resultados, y que provea réditos económicos?

Varios jugadores fueron atraídos por el otro nuevo “rico”, Manchester City, que junto al Barcelona(entre otros), se nutrieron de ex Gunners para alcanzar sus éxitos deportivos.  Muchos optaron por abandonar el barco, pero hubo una persona que se mantuvo leal al club. Wenger tuvo que reinventarse, cambiar de figuras y volvió a saborear la victoria con 3 FA Cups y 3 Comunnity Shields, aunque en el medio debió sufrir el destrato de una parte del fútbol en donde sólo importa ganar.











La temporada 2017/2018 arrancó con Arsène nuevamente al mando, por dos años más, y con la conquista de la Community Shield frente al último campeón de la Premier, el Chelsea. Pero rápidamente me di cuenta que no sería otra campaña más. Se sumaron nuevos directivos con pasado exitoso en otras instituciones.  El club se desprendió de muchos jugadores importantes y referentes en el pasado, los resultados en la Premier fueron los peores desde la llegada del francés y otra vez los cuestionamientos estuvieron a la hora del día. Muchos de los abonados en el Emirates pegaron el faltazo en duelos domésticos, en una señal clara de enojo. El Arsenal, no obstante, alcanzó otra final, cayendo 3-0 ante el mejor equipo de la Premier League, el Manchester City. Continúa actualmente con vida en la Europa League, debiendo disputar la semifinal frente al equipo favorito, el Atlético de Madrid. 

Parece ser que la tenacidad de Wenger alcanzó su límite,  y seguramente el corazón del Profesor no aguantaría muchas más cicatrices, aquellas que se forman ante cada derrota, según sus propias palabras.  Resulta paradójico, pero el hombre que pregonaba el “cómo” antes que nada, sufrió tal vez cómo ningún otro, que el Arsenal no gane siempre y las feroces críticas al respecto.

Su mensaje de despedida ha sido que apoyará por siempre al club, llamando a todos los hinchas a que respeten los valores que junto a la institución ha tomado cómo propios, ojalá que así sea. Lo que es muy triste es que, cómo era de esperarse ante tantas presiones recibidas, abandone antes de tiempo.  

Por último, no estaría escribiendo estas líneas ni concebido abrir este espacio virtual de no haber visto al Arsenal en sus mejores tiempos, de no haber disfrutado de un estilo de juego único, hermoso e imborrable. Pero sobre todo, encontré en Wenger un referente, una persona admirable en un medio tan hostil y poco inteligente cómo lo es el fútbol. Sinceramente, no sé cuanto  apoyaba para que el Arsenal ganara o  era  el método  que emanaba de Wenger, sus formas,  las que quería que finalmente triunfen. Ojalá, que en tiempos futuros, se cumpla el deseo de  Arsène, que su legado continúe en los años venideros.

Desde aquí expreso un humilde reconocimiento y gratitud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre Brasil campeón de la copa América 2019, Messi y las polémicas con el VAR.

Subscribo laspalabras de  Ricardo Gareca en conferencia de prensa tras la derrota de Perú en la final de la Copa América2019 frente a Brasil:
"Brasil es una selección muy sólida y ganó lo que tenía que ganar. Esa es mi mirada. Messi es una voz más que autorizada, la respeto y tampoco voy a entrar en polémica y menos con él, pero tampoco quiero que Sudamérica sea relacionada con la corrupción. No hay que copiar todo lo de Europa. Si hay corrupción, hay que tener pruebas concretas. Tenemos que ver cómo mejoramos nosotros, no ver qué hace Europa. Necesitamos mejorar y crecer, creo que se intenta ser mejor"
 Más allá  del penal del 3-1 (que Tobar cobró erróneamente), la selección local fue un justo campeón de la copa, cómo sostuvo el director técnico argentino.
Gareca demostró lo que es un buen perdedor, y no se excusó en ningún fantasma, todo un ejemplo a seguir y un gran entrenador para una muy buena selección peruana.
La actuación/ implementación del VAR fue muy buena a lo largo …

Arsene Wenger: El hombre que revolucionó un club.

Sin dudas, en el Arsenal hay un antes y un después desde la llegada del técnico francés .Desde a poco, comenzó a forjar una idea tanto futbolística como institucional.


Para empezar me remito a los orígenes. Wenger nació en Estrasburgo en 1949. En la universidad de esa ciudad se recibió en ciencias económicas y más tarde fichó para el RC de Estrasburgo. Tras jugar pocos partidos, y ya con el título de entrenador, comenzó a dirigir las juveniles de su club.

Luego de pasar por el Nancy, su labor se hizo conocida en el AS Mónaco, donde ganó dos competiciones y por ejemplo, traer de África a Weah, que luego fue reconocido con el Balón de oro de 1995.

Luego de abandonar Francia, estuvo un tiempo trabajando en Japón. Finalmente llegó al fútbol inglés en Septiembre de 1996 a un club que destinado en su nombre.

Al Arsenal prácticamente lo revolucionó. Apostó a un juego mucho más dinámico, con la importancia en el buen traslado del balón y un ataque casi constante.

Es para recalcar que en materia …